jueves, 17 de marzo de 2016

Remolinos a raudales

Desde que hice este jabón, tanto me gustó el resultado, que lo he repetido unas cuantas veces. Cada vez ha salido algo diferente, por supuesto, porque el resultado final de cualquier técnica decorativa es imprevisible, por lo menos para mí. Puedes saber por dónde irán los tiros más o menos, pero de ahí a estar seguro de lo que obtendrás, va un gran paso. Claro que precisamente ahí está la gracia, si no fuese así, se perdería gran parte del encanto ;).


Como expliqué en su momento, la manera de realizar esta decoración es muy sencilla. Una vez alcanzada una traza ligerita, de esas que nos permiten luego hacer remolinos, reservamos la mayor parte de la mezcla para el color blanco y una pequeña parte para cada uno de los colores que hayamos elegido. Se vierte toda la parte blanca en el molde y los colores, de manera alterna, se echan a lo largo del molde, tirando líneas desde diferentes alturas, para que cada línea, en lo posible, quede a una altura diferente dentro del jabón. 


Luego, metemos la percha por uno de los lados del molde y movemos el jabón con entusiasmo, como si no hubiera un mañana. La percha tiene que trazar dentro del jabón ochos invertidos o tumbados u horizontales, como lo entendáis mejor. Yo le doy unas cuantas pasadas, mínimo tres, para que los colores se mezclen bien. El resultado final dependerá de muchas cosas, una muy importante de cómo de espeso esté el jabón a la hora de removerlo. En las dos últimas fotos, el jabón estaba tan líquido que se me salió parte por el fondo del molde de madera que es desmontable. Como veis, los colores están más mezclados y los dibujos son como más finitos.


Para cada uno de los jabones los colores fueron diferentes. Las posibilidades son enormes, casi infinitas. Yo os invito a ser atrevidos, lo dice una que se lo piensa todo un montón... La inspiración se puede encontrar en cualquier lugar. En los jabones de otros compañeros podremos ver el resultado final sin correr riesgos. Pero también nos podemos inspirar en prendas de ropa, en estampados, ahora que llega la primavera y la ropa será más colorida. Para la elección de los colores de este último jabón, yo me inspiré en las orgonitas de Sergio Masala, para que veáis de qué sitios tan dispares nos pueden llegar las ideas. De no haber visto en ellas lo bien que quedaban el azul, el verde y el marrón juntos, jamás se me hubiera ocurrido elegir esos colores. 


¿Alguna vez os habéis inspirado para vuestros jabones en algo que no tiene nada que ver con el jaboneo? Me encantaría que me lo contarais en los comentarios. Muchas gracias por venir a verme ;).

4 comentarios:

  1. Te han quedado preciosos. Me gusta la mezcla de colores. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Chaladura!! Me alegro de que te gusten. No soy muy atrevida en lo que a colores se refiere, no suelo arriesgar como podrás ver. Quizás la mezcla más diferente sea la del último y, como explico en la entrada, me inspiré en las orgonitas de Sergio. Tengo que seguir probando combinaciones porque me acabo cansando de elegir siempre los mismos.

      Un saludo afectuoso y muchas gracias por la visita y por el comentario :)

      Eliminar
  2. Hola! con que le das los colores a la traza?? Recién empiezo aventurarme en esto del jabón y es lo que me esta costando :(
    Tus jabones son hermosos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Milu, muchas gracias por tu visita y por tu comentario. Para colorear el jabón utilizo micas, óxidos y pigmentos, todos ellos indicados para la elaboración de jabón mediante proceso en frío. Los compro siempre en Jabonería de Suval.

      Te recomiendo que, si estás empezando, no te líes ahora demasiado con el tema de la decoración y los colores, que ya tendrás tiempo. Empieza realizando jabones sencillos, con pocos aceites, hasta que tengas pillado el punto a la traza y demás. Y, sobre todo, no te desanimes.

      Espero haberte ayudado. Un saludo afectuoso :)

      Eliminar